jueves, 14 de abril de 2011

EL SUFRIMIENTO 2ª Parte

Continuando con el estudio acerca de las aflicciones y sus causas a la luz de la palabra de Dios, veremos el factor Divino y porque Dios nos permite pasar por tribulaciones. Amado lector es mi anhelo que una vez te sea revelado, porque haz pasado o estas pasando por situaciones tan difíciles, tengas una visión diferente y otra perspectiva del dolor, que puedas ver más halla del dolor, que puedas identificar el propósito que Dios tiene con tus sufrimientos.

EL FACTOR DIVINO Deuteronomio 8: 14-15 Y se enorgullezca tu corazón, y te olvides del Señor tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre; que te hizo caminar por un desierto lleno de serpientes ardientes, y de escorpiones, y de sed, donde no había agua, y El te sacó agua de la Roca del pedernal; que te sustentó con maná en el desierto, comida que tus padres no habían conocido, AFLIGIÉNDOTE Y PROBANDOTE, para a la postre hacerte bien. Basándome en el texto anterior, entenderemos para que permite Dios el sufrimiento en nuestras vidas :

1.- Dios usa las aflicciones para que nos acordemos de El Cuando todas las cosas marchan bien, nuestra tendencia humana es la olvidarnos de Dios, llenarnos de orgullo, y autosuficiencia, ( Y SE ENORGULLEZCA TU CORAZON Y TE OLVIDES DE TU DIOS ), esto rompe nuestra relación con Dios, es cuando Dios decide sacarnos de la comodidad financiera, emocional, física, familiar y nos mete en el desierto o prueba, para salvarnos, porque nos ama, aunque parezca contradictorio o paradójico, cuando estamos pasando dificultades si hemos estado lejos o tratando de alejarnos de Dios, viene una prueba, una aflicción, momentos en que nos hallamos en un callejón sin salida, situaciones apremiantes en las que necesitamos un milagro; entonces volvemos nuestra mirada al cielo y nos humillamos, lo digo por experiencia propia, es cuando mas oramos, queremos estar cerca de Dios, y cuando mas anhelamos ir a la iglesia.

2.- Dios usa el sufrimiento para fortalecer y aumentar nuestra Fe Durante la travesía del pueblo de Israel por el Desierto de Sinaí, vieron la gloria de Dios mas que en cualquier otro momento de sus vidas, puedo enumerar algunas maravillas que Dios obró en medio de ellos, las cuales han sido dramatizadas en la película " MOISÉS", y en documentales históricos en televisión. -La apertura del mar Rojo, de manera sobrenatural, cuando eran perseguidos por Faraón y sus ejércitos. - La nube que los guiaba de día y el resplandor de la presencia de DIOS en la noche. - Cuando tuvieron hambre Dios les envió el famoso Maná del cielo y cuando tuvieron sed les sacio con agua que vertió de una roca. - Durante cuarenta años no necesitaron comprar calzado, ni vestido. Es decir, que cuando estamos atravesando nuestro desierto económico, de salud, emocional, o familiar y decidimos esperar y creerle a Dios que el nos llevará nuestra tierra prometida, o en otras palabras a la solución o salida de nuestra de nuestras dificultades, veremos mas que nunca a Dios en ese desierto, su provisión sobrenatural o el maná, su consuelo, las fuerzas para seguir adelante, que son fuentes de agua en el desierto, aunque no veamos sino arena y cielo, cuando la prueba se torne mas dura, en esos momentos difíciles Dios nos muestra su mano bondadosa, por medio de un familiar amigo o desconocido, Dios usara cualquier cosa para mostrarnos su poder, entonces nuestra fe crece y se fortalece, vemos a Dios en cada detalle, en cada situación en cada cosa que nos sucede.

3.- Dios permite el sufrimiento para producir paciencia en nosotros. Es decir con la aflicción aprendemos a esperar con calma, la paz de Dios nos permite aceptar la situación sin quejas, ni murmuraciones. Romanos 5: 3-4 También nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba y la prueba esperanza.

4.- Dios permite el sufrimiento para corregirnos. Dios lo hace como un padre en busca de la corrección de su hijo; nunca con términos de juicio legal o como un juez en busca de retribución. Hebreos 12: 5-7 Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señor ni desmayes cuando eres reprendido por El; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportamos la disciplina Dios nos trata como a hijos; ¿ porque que hijo es aquel a quien el padre no disciplina?.

5.- Dios usa el sufrimiento para hacer morir a nuestro ego y autosuficiencia. Gálatas 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo YO, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a si mismo por mi. La palabra crucificado es sinónimo de padecimiento, de angustia o de agonía, si estoy crucificado con Cristo, implica que muero a todo lo que soy yo, y dejo que Cristo sea el que gobierne mi vida, pero esto significa dolor y padecimiento, identificación con los sufrimientos de Cristo, y que por medio de estos yo estoy siendo perfeccionado; para llevar MUCHO FRUTO, para que una semilla lleve fruto es necesario que muera. Asimismo ocurre con nosotros, para ayudar y consolar a muchos necesitamos pasar por el dolor, así tendremos un corazón compasivo. Franklin D. Roosevelt expresidente de los Estados Unidos, sufrió un ataque de poliomielitis que lo dejó discapacitado, sin embargo el supo convertir este evento de dolor y sufrimientos, en bien, para que MUCHOS discapacitados como el, reciban ayuda en diferentes instituciones del mundo que llevan su nombre, aun después de su muerte, esta ayudando a muchos con las bases que el dejó. ¿Puedes tu convertir tu dolor físico o emocional para ayudar a otros? ¿ Puedes darle hoy propósito a tu dolor?

6.- El sufrimiento en Dios es siempre para un bien. Dios nos conoce y sabe que nuestra naturaleza de pecado no cambia, salvo que pasemos por aflicciones. Romanos 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, TODAS LAS COSAS les ayudan a bien, esto es a los que conforme a su propósito son llamados. Siguiendo con la idea del punto anterior, muchas instituciones para el cáncer, la diabetes, la mente, protección de menores, fundaciones para la mujer, centros de Rehabilitación para drogadictos, alcohólicos etc. han surgido por el sufrimiento de sus fundadores, inclusive muchas de ellas llevan el nombre de estos. Si haz estado alejado de Dios y estas pasando por aflicción, vuelve tu mirada a Dios, empieza a confiar en EL, para que puedas ver tu situación con otra perspectiva. Si tu amas a Dios y estas pasando por dificultades, debes entender que Dios es soberano, aunque te parezca contradictorio Dios te ama EL hará que tus lagrimas y tu dolor se transformen en bendición en bien. Y porque no creer que tu serás el próximo-a, fundador-a, de una institución que llevara tu nombre. Empieza por ayudar a las que ya existen y con las que tu te identificas. Y vas a entender finalmente que tienes un propósito para vivir, te vas a sentir capaz, útil, y lo mas importante feliz de poder ayudar a otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada